¿TE PODEMOS AYUDAR?

Categoría: Proyectos

Andamio volado para la protección de tejeros durante los trabajos en cubiertas de la Iglesia del Salvador de Sevilla

Los establecimientos comerciales adheridos a la fachada trasera de la Iglesia del Salvador de Sevilla ponen como condición para la ejecución de los trabajos del arreglo de las cubiertas, que ningún elemento del andamio a instalar interfiera en las fachadas de sus locales tapando puertas, escaparates e incluso los rótulos de sus negocios.

En la intervención que se realiza entre 2003 y 2008 para la restauración integral de esta iglesia, Alquiansa monta los andamios necesarios para dicha rehabilitación, cubriendo todo el perímetro de la iglesia. En esta zona el andamiaje partió sobre bases de paso que protegían los accesos a los comercios modulándose de tal manera que ningún pie interfiriera las puertas. Pero en esta ocasión los comerciantes alegan que un andamio en el exterior de sus negocios disminuye las ventas.

La Adaptabilidad de nuestro sistema de andamios de marcos Scaffom-Rux Super-65, unidos al diseño y desarrollo de soluciones que aporta nuestro departamento técnico, nos permite una vez más dar una solución satisfactoria y alternativa a las de un andamio común.

Pero el montaje de este andamio se ha concebido de una manera no convencional, había que acceder al lugar de fijación del andamio librando viseras y carteles que en algunos casos sobresalían ochenta centímetros, en el lateral izquierdo la existencia de una ventana nos dificulta la solución que hemos dado en el frente para el cuelgue del andamio, en el lateral derecho nos podremos apoyar en una cubierta del edificio.

Se ha necesitado una torre móvil de aluminio con vuelo al exterior que nos ha permitido alcanzar las pilastras para las fijaciones y replanteo.

El andamio parte fijado al paramento y concretamente a las pilastras que sobresalen diez centímetros del muro, esto nos hace jugar con la modulación del andamio que con medidas de 0.65, 1.00, 1.50, 2.00, 2.50, 3.00 y 4.00m nos permite seleccionar las más adecuadas para este montaje, no obstante en algunos pies y por pequeñas diferencias el eje del andamio se nos queda fuera del ámbito de dichas pilastras, será un conjunto de elementos los que nos permitan salvar la situación.

Este andamio se simplifica a un cuerpo de 2m metros de altura con un pie de barandilla de 2m que sobresale del alero de la teja 1.10m. Conseguimos con esta distribución trabajar el frente y bajo de la bocateja y a la vez crear una protección a los operarios que realizan su labor sobre la cubierta a intervenir. Este andamio irá cubierto con una malla mosquitera de alta permeabilidad al viento. El paso se garantiza en todo su perímetro y el acceso se realiza con una escalera de quita y pon que impide el intrusismo fuera del horario de trabajo.

En ocasiones he escuchado aquello de que ¨En el andamio está todo inventado¨ , os puedo asegurar que con Investigación + Desarrollo + innovación podremos crear otro tipo de soluciones adaptadas a las necesidades de nuestros clientes y de sus obras. El diseño, la imaginación y el cálculo nos pueden llevar a crear estructuras sencillas que con pocos elementos nos permita dar solución a las necesidades de una obra, o buscar una alternativa a los montajes convencionales que simplifique el uso de medios y materiales.

Para el desarrollo de estos trabajos será necesario siempre contar con una empresa instaladora solvente, con técnicos altamente cualificados que sean capaces de desarrollar los proyectos. También será imprescindible un equipo de montadores con gran experiencia y manejo de los materiales del montaje, así como del uso de los sistemas y técnicas de seguridad que se van a utilizar en cada trabajo y en cada momento.

PLANOS DEL MONTAJE DEL ANDAMIO VOLADO PARA LA PROTECCIÓN DE TEJEROS DURANTE LOS TRABAJOS EN CUBIERTAS DE LA IGLESIA DEL SALVADOR DE SEVILLA:

FOTOS DEL MONTAJE DEL ANDAMIO VOLADO PARA LA PROTECCIÓN DE TEJEROS DURANTE LOS TRABAJOS EN CUBIERTAS DE LA IGLESIA DEL SALVADOR DE SEVILLA:

Catálogo interactivo de andamios volados

PLAZA DEL PAN O DE JESÚS DE LA PASIÓN DE SEVILLA.

En el siglo I a.c. Julio César fundará la colonia ¨Julia Rómula Hispalis¨ que se asentará sobre la antigua población nativa de Ispal cuyo origen se remonta a la época de los Tartesos.

Tendremos que ir a esta Híspalis para encontrar el origen de este singular espacio. En las ciudades de Roma, las calles se planificaban orientadas a los cuatro puntos cardinales, las situadas de norte a sur se denominaban cardus (cardo) y las de este a oeste decumanus (decumano), las calles principales serían el cardus maximus que en la Sevilla actual se situaría entre la Iglesia de Santa Catalina y la C/Abades y el decadomus máximus entre la Iglesia de San Esteban en la c/Águilas y la actual Plaza del Salvador), en el encuentro de ambas se situaba una gran plaza que comprendía el foro con sus templos, termas, edificios públicos y el mercado.

Plano de la Híspalis romana en la época republicana- J.M.Campos

En lo que es actualmente la plaza de la Alfalfa y sus alrededores se ubicaba el Foro, debajo de este y en dirección al rio se situaba el mercado en lo que es hoy la Plaza Jesús de la Pasión, más conocida como la Plaza del Pan.

Actualmente encontramos vestigios de aquel pasado en el Templo de la calle Mármoles del que se conservan tres columnas de casi 9m de altura elaboradas en granito egipcio que se asientan en basas de mármol local y se encuentran situadas en su posición original 4.5m por debajo de la altura actual de la calle.

Dos columnas más de este templo se trasladarán en 1574 a la Alameda de Hércules que hoy en día lucen con bellos capiteles sobre los que se sitúan las esculturas de los fundadores de Sevilla: Hércules y Julio César.

La sexta que componía el pórtico se rompería en su traslado al Alcázar que se llevaría a cabo por orden de Pedro I en el siglo XIV y cuyos restos quedarían esparcidos en la Plaza Virgen de los Reyes.

Se conservan tres tramos del acueducto de los Caños de Carmona que se construiría entre Alcalá de Guadaira y Sevilla y llegaba a la ciudad a la altura de la Puerta de Carmona (de ahí su nombre) y se erigiría entre los años 68 y 65 a.c. siendo cuestor de Híspalis Julio César.

También en esta época se construiría la muralla que rodearía a la ciudad sustituyendo la empalizada existente, de aquella muralla solo se encuentran restos en el Alcázar de Sevilla.

Vestigios de esta época aparecerán en muchas excavaciones llevadas a cabo en la ciudad, en especial en el Antiquarium, un museo situado bajo el Mercado de la Encarnación y en el que localizamos huellas de numerosas casas romanas.

También encontraremos capiteles de esta época en las columnas que soportan los arcos del patio de abluciones de la que fuera la primera mezquita aljama de la ciudad.

En la Isbilia musulmana se instalará en esta plaza el Zoco al abrigo de la mezquita aljama Ibn Addabas que se construirá entre los años 829 y 830 y de la que ha llegado a nuestros días algunos arcos del patio de Abluciones, la base del alminar y restos de la cimentación que se exponen en los sótanos de la Iglesia del Salvador.

Tras la conquista cristiana 1248, esta zona seguiría cumpliendo con la misma función si bien la mezquita pasa a ser templo cristiano hasta 1669, año en la que se derribará para levantar en su lugar la actual Iglesia del Salvador, construida por Leonardo de Figueroa.

Planos de Pablo de Olavide de 1.771

En la actualidad solo queda porticado el lateral que da a la trasera de la iglesia si bien estos pórticos se encuentras tras los escaparates de los locales existentes.

LA ARQUITECTURA DE LOS SOPORTALES

Es una de las aportaciones españolas a la arquitectura, sería llevada a Sudamérica donde encontramos su uso en muchas de sus grandes ciudades.

En la arquitectura tradicional sevillana era habitual el uso de estas galerías porticadas que protegían a los viandantes de la lluvia, del frio y del calor del estío. También se utilizaría habitualmente como un lugar destinado al comercio.

Será un espacio donde se mezcla lo interior con lo exterior, lo público con lo privado y donde se busca una mayor socialización entre los habitantes de esta ciudad.

Pero a principios del siglo XX y con la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929 la ciudad sufrirá una profunda transformación, muchos de los edificios del centro histórico serán derribados y reconstruido en el estilo propio de la época (arquitectura regionalista), perdiéndose la mayoría de estos soportales.

Hoy en día se conservan en algunos edificios del centro histórico de Sevilla, quizás las mejores muestras las encontremos en la calle Alemanes frente a la Puerta del Perdón de la Catedral de Sevilla.

Pero en los últimos años este elemento arquitectónico se vuelve a reivindicar, tendremos un claro ejemplo en la avenida República Argentina del barrio de Los Remedios, donde sus acerados en ambos márgenes de la calle son acompañados con soportales bajo los que se instalan bares y comercios volviéndose a reclamar este espacio tan singular y propio de la capital Hispalense.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

MENÚ