¿TE PODEMOS AYUDAR?

Categoría: Proyectos

Torre móvil de aluminio para cúpula del Salón de embajadores – Real Alcázar

Para los trabajos de mantenimiento que se van a llevar a cabo sobre el anillo perimetral que soporta la cúpula de la media naranja del ¨Salón de Embajadores¨ en el Alcázar de Sevilla vamos a instalar una torre móvil de aluminio que alcance la altura de intervención que se sitúa en la cota +14.60m y que se ha de realizar en unas condiciones muy especiales.

Si bien la altura de esta torre está al límite de uso de las especificaciones del fabricante, vamos a realizar una serie de mejoras para minimizar el movimiento natural de estas torres a esas alturas.

Colocaremos un contra andamio hasta media altura que unimos con abrazaderas especiales a la torre que se eleva hasta la máxima cota, de esta forma ampliamos la base y garantizaremos su estabilidad; uniremos el pie exterior del contra andamio con el de la torre que se eleva mediante tubos y abrazaderas diagonalizando el conjunto y minimizando el movimiento en la plataforma superior en las que se van a desarrollar los trabajos.

Para facilitar el acceso de los restauradores, colocaremos escaleras inclinadas entre las plataformas del andamio, si bien en estas torres está permitido acceder entre niveles por el interior utilizando los propios peldaños del andamio.

Se situarán protectores acolchados en los pies del andamio que están a la altura de la cornisa para evitar un golpe accidental durante la maniobra de desplazamiento de la torre.

Por último la dirección de seguridad del Alcázar nos solicita algún sistema de cerramiento que impida el acceso a los visitantes al monumento, colocaremos una malla doble que cierra todo su perímetro e impide tanto el acceso por el interior como la subida por el exterior.

Plano del montaje de la torre móvil de aluminio para los trabajos de mantenimiento en la cúpula del Salón de embajadores del Real Alcázar de Sevilla

Fotos del montaje de la torre móvil de aluminio para los trabajos de mantenimiento en la cúpula del Salón de embajadores del Real Alcázar de Sevilla

Salón de embajadores del Real Alcázar de Sevilla.

El Salón de Embajadores, la zona más protocolaria del Alcázar de Sevilla, se levanta sobre el que fuera el Salón del trono del palacio del rey poeta de Sevilla ¨Al Mutamid¨. Será mandado construir entre los años 1364 y a 1367 por el rey Pedro I ¨el Justiciero¨ (para sus defensores), este rey nacido en Castilla y criado por su madre María de Portugal en el Alcázar de Sevilla, siempre llevaría en su habla ese acento de los territorios del sur.

En este palacio reuniría toda la riqueza del arte musulmán y este salón será el lugar más suntuoso de todo el conjunto.

Si accedemos desde el ¨Patio de las Doncellas¨ lo haremos a través de una puerta de madera con lacería geométrica y decorada con motivos vegetales, presenta inscripciones en lengua musulmana en su cara exterior y en castellano antiguo en su interior, es la original y fue realizada por carpinteros toledanos en 1366.

Al frente y en los laterales comunicando con las estancias anexas, se disponen arcos de herradura ciegos soportados por triples arcos califales que se apoyan en columnas de mármol y capiteles bellamente labrados, que se enmarcan por álfiz y yeserías mudéjares. En su cara posterior se muestran sobre dicho álfiz una cenefa en la que se sitúan los escudos de Castilla y León en el centro y los escudos de la Orden de la Banda en los laterales.

En la parte superior se sitúan tres pequeñas ventanas cubiertas con celosías de estuco para permitir la iluminación y ventilación de la estancia, aportación del arte almohade a la arquitectura musulmana.

El salón de embajadores es una estáncia cúbica que representa la tierra. Con una bóveda de media naranja que simboliza el universo en el mundo musulmán. Dicha cúpula fue realizada por Diego Ruiz en 1427.

Cúpula de media naranja.

Un anillo perimetral con los escudos de Castilla y León separa dicha bóveda de las pechinas que la soportan y que se encuentran ricamente decoradas con mocárabes dorados. En esta zona se sitúa la galería de las reinas.

Por debajo hay un arrocabe en el el que se dispone la galería de los reyes, son 56 retratos que fueron pintados entre 1599 y 1600 por Diego de Esquivel y en el que se representan en orden cronológico los monarcas desde Chindasvinto hasta Felipe III. Bajo dichos retratos se inscribe el nombre del soberano su escudo heráldico y las fechas de su reinado.

Más abajo se sitúan cuatro bacones de hierro forjado obra de Francisco López realizada entre 1592 y 1597. Estos se asoman desde el Palacio Alto al Salón.

Los paramentos están ricamente decorados con zócalos de azulejos y paños de arabescos en toda su superficie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

MENÚ