¿TE PODEMOS AYUDAR?

Categoría: Proyectos

Restauración del retablo y frente del paramento de la Capilla del Pilar

El andamio para la restauración y en especial de retablos, ha de adaptarse a las zonas a intervenir permitiendo al restaurador alcanzar de forma cómoda y segura toda la superficie en la que ha de trabajar. Utilizar un sistema u otro, ya sea multidireccional o de marcos e incluso torres móviles de aluminio es indiferente siempre que se consiga realizar una estructura que se adecue a la intervención que se va a llevar a cabo.

Para este trabajo que incluye un pequeño retablo y el frente del paramento en el que se sitúa, vamos a montar un andamio de marcos de 1m de ancho que se adecua al entrante que presenta dicho retablo mediante montantes intermedios que permiten colocar ménsulas en cualquier punto y a cualquier altura que sea necesario actuar.

El ancho de trabajo de un metro se agradece, pues en la restauración el andamio se utiliza como lugar de trabajo pero a la vez ha de permitir disponer y almacenar los productos y útiles necesarios para la intervención que se lleva a cabo.

Quizás lo más reconfortante de nuestro trabajo es ver cómo queda el espacio intervenido una vez desmontado el andamio. En especial y en esta intervención se observan paramentos policromados que enmarcan el retablo y que en la actualidad están prácticamente perdidos. Será un deleite disfrutar del esplendor de esta capilla cuando recupere su imagen original una vez terminada la restauración.

Planos del montaje del andamio para la restauración del retablo de la Capilla del Pilar de la Catedral de Sevilla

Fotos del montaje del andamio para la restauración del retablo de la Capilla del Pilar de la Catedral de Sevilla

Capilla del Pilar en la Catedral de Sevilla.

Entre la Puerta del Lagarto y la Puerta de Palos se sitúa la Capilla del Pilar, protegida por una bella reja del siglo XVII que cubre su lateral y frente, pasando desapercibida para la mayoría de los visitantes de esta seo.

Esta capilla sería propiedad de los caballeros aragoneses que acompañaron a Fernando III en la conquista de Sevilla, de donde vendrá la advocación a la imagen de la ¨Virgen del Pilar¨ en la catedral hispalense. A principios del siglo XVI pasará su patronazgo a la casa de los Pinelos que la utilizarán para sus enterramientos.

Pedro Millán.

Poco se sabe de su vida, nace entre los años 1450 y 1455, se cree que en la ciudad de Sevilla donde recibiría su formación, aunque se dice que fue discípulo de Mercadante de Bretaña, esta afirmación se ha puesto en duda pues en el momento en el que desaparece este de Sevilla (1467) y Pedro Millán solo sería un niño. Si estuvo influido por algunos seguidores de Mercadante que será el introductor de las formas francoflamenca en Sevilla y que Pedro Millán adopta para sus obras aunque con una serie de matices de influencia hispana. Utiliza la técnica del barro cocido como anteriormente lo hiciera Mercadante en las puertas del Nacimiento y del Bautismo de la Catedral. Serán los profetas de la puerta del Bautismo el primer encargo que reciba. Firma muchas de sus obras en lugares visibles, acercándose a la costumbre de los artistas renacentistas como muestra de prestigio.

En sus últimos años trabaja con Niculoso Pisano en la Portada del convento de Santa Paula a través de este ceramista se pondrá en contacto con las técnicas del Renacimiento italiano.

En 1506 le encargan a ambos la decoración exterior del primitivo cimborrio de la Catedral, que poseía unas dimensiones colosales, realiza 28 santos que tras el derrumbe de este en 1511 se solo se conservará el del apostol Santiago el Menor.

En 1507 trabaja en el Retablo Mayor de la Catedral en la construcción de dos escenas, ¨Abrazo místico de San Joaquín y Santa Ana¨ y ¨La natividad de la Virgen¨.

Se casará dos veces de cuyos matrimonios tuvo varios hijos de los que solo uno de ellos ¨Juan¨ fue continuador de la profesión de su padre, desconocemos la fecha de su muerte.

Características de su obra:

  • La esbeltez que muestran sus imágenes.
  • Rostros alargados, narices aguileñas, parpados caídos.
  • Barba bífida de pelo rizado y encrespado.
  • Viste a sus figuras con mantos y túnicas muy amplias que se pliegan a sus pies dejando ver estos.
  • Largos cabellos que enmarcar las caras de sus personajes con mechones de forma espiral.
  • Sus rostros exhiben un gran expresionismo mostrando múltiples sentimientos, dolor, tristeza, serenidad, alegría…
  • Sus imágenes de Cristo presentan narices aguzadas, barbas ralas, modelando sus torsos con un cierto realismo, largas piernas, paños de pureza con pliegues y coronas con espinas que se traslucen bajo la piel.
  • Firmará muchas de sus obras con ¨P Millán¨

La obra de Pedro Millán en la Catedral de Sevilla:

La imagen de la Virgen del Pilar. Modelada en barro policromado, representa a una esbelta madre con rostro sereno, portando al niño inquieto de peculiares mechones cruzados sobre la frente. Aparece estampada su firma en la peana.

Los profetas que se sitúan en la base de las arquivoltas de la Puerta de San Miguel o del Nacimiento

Los profetas que se sitúan en la base de las arquivoltas de la Puerta del Bautismo.

Santiago el menor en la capilla de San Hermenegildo.

En el Retablo Mayor de la Catedral interviene en dos tablas ¨El Beso de San Joaquín y Santa Ana¨ y ¨La Natividad de la Virgen¨.

Otras obras de este escultor en Sevilla:

Entierro de Cristo, en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. (Proviene de la capilla de San Laureano de la Catedral de Sevilla)

Cristo atado a la columna en el Museo de Bellas Artes de Sevilla.

Cristo Varón de Dolores, Museo de Bellas Artes de Sevilla. (Proviene de la capilla de San Laureano de la Catedral de Sevilla).

En la portada del convento de Santa Paula, el escultor Pedro Millán modelará en barro seis de los medallones que circundan el arco, estos están formados por guirnaldas con fruta y fondo esmaltado en blanco en los que se representa una serie de santos con sus atributos: “Santa Elena”, “San Antonio de Padua con San Buenaventura”, “San Pedro con San Pablo”, “San Roque con San Sebastián”, “San Cosme con San Damián” y “Santa Rosa de Viterbo”. En el medallón de San Cosme con San Damián aparece su firma. Se cree que todos ellos serán pintados y vidriados por Niculoso Pisano.

También son de Pedro Millán cuatro ángeles situados en los extremos superiores, dos de ellos sobre pedestales portan libros.

Santa Inés hacia 1500, madera policromada. (Atribuido). Convento de Santa Inés.

Cristo de la Salud o de los Corrales, Monasterio de Santa Paula (Sevilla)

Otras obras de este escultor en la provincia de Sevilla:

Cristo del Buen, hacia 1490. (Atribuido). Parroquia de la Consolación, el Pedroso (Sevilla).

Nuestra Señora de Gracia, (Atribuida). Iglesia de Santiago de Écija.

Otras obras de este escultor en otras provincias:

Virgen de la Rosa. Iglesia de Nuestra Señora de la O. Chipiona (Cádiz)

Señor de la Columna (Atribuido) Capilla del Señor de la Columna, Niebla (Huelva)

Cristo atado a la Columna. (Atribuido) Monasterio de Santa Cruz la Real (Segovia)

Obras de este escultor en el extranjero:

Llanto sobre Cristo Muerto, Museo Hermitage en San Petesburgo. (Proviene de la capilla de San Laureano de la Catedral de Sevilla)

San Miguel, en el Museo Victoria y Alberto de Londres. (Proviene del convento de Santa Florentina en Écija)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

MENÚ