Categoría: Proyectos

Mejora energética en la Residencia Virgen del Prado de Talavera Reina

Nos trasladamos a Toledo y a una de sus más singulares ciudades, Talavera de la Reina, capital de la cerámica. Su nombre se remonta al siglo XIV, en 1328 el rey Alfonso XI de Castilla a los 16 años contrajo matrimonio con su prima María de Portugal, regalándole entre otras prebendas esta villa.

Vamos a intervenir en la Residencia de Mayores Virgen del Prado de Talavera de la Reina, en la que montaremos andamios en sus fachadas para llevar a cabo la mejora energética de estas. Una intervención envuelta en la polémica, pues a este edificio se le conoce como la residencia de la hiedra, debido a la impresionante cubierta vegetal que cubre sus fachadas.

Se trata de uno de los mejores y más grandes jardines verticales “no sólo de España sino en todo el mundo”.

La obra se realizará por fases, dividiéndose en cuatro tramos de aproximadamente 2500 – 3000 m² cada uno, hasta cubrir todas las fachadas exteriores de la residencia, la pequeña parroquia y la casa del director. Se intervendrán en patios interiores y se sustituirán las escaleras metálicas existentes instalando unas provisionales durante el periodo que dure dicha intervención.

El andamio se adapta en todo momento al contorno sinuoso de los paramentos del edificio permitiendo el paso corrido por todo su perímetro.

Seremos extremadamente cuidadosos a la hora de cubrir los huecos que se producen en las esquinas y uniones entre los distintos paños de andamios. La estructura se cubre con una malla que evita la caída de materiales y objetos durante la intervención que se lleva a cabo.

Plano del montaje de los andamios para la mejora energética en la Residencia de Mayores Virgen del Prado de Talavera de la Reina.

Fotos del montaje de los andamios para la mejora energética en la Residencia de Mayores Virgen del Prado de Talavera de la Reina.

Residencia de Mayores Virgen del Prado de Talavera de la Reina.

La caída de varios elementos cerámicos de las fachadas de este edificio va a provocar una intervención de urgencia por la que se pretende sustituir la cubierta vegetal que la envuelve por una capa continua de aislamiento térmico y terminada en composite, un sistema de paneles modulados que se soportan sobre montantes. De esta manera según argumenta la Junta de Comunidades, se evita un problema patológico para el edificio, pues las raíces de la hiedra penetran las juntas de mortero dispuesta entre los ladrillos cerámicos debilitando el cerramiento del edificio, también se argumenta que este bosque vertical es un foco de insectos y microbios poco saludables para los residentes. Por otra parte se estima el gran gasto energético que se genera al carecer el edificio de cámara de aislamiento y que se valora en un 45% de calefacción en invierno y un 40% de refrigeración en verano.

La polémica está servida, tanto por el cambio de imagen, como por los beneficios de mantener un bosque vertical adosado a un inmueble.

Los tapices vegetales producen en las fachadas de los edificios sombra y frescor en primavera-verano y en otoño-invierno, cuando deja caer sus hojas, permite que el sol ayude a calentar el interior del inmueble. También aportan al entorno biodiversidad urbana, soportando una gran cantidad de fauna. Se utilizan en muchos países del norte de Europa como elemento purificador del aire convirtiendo a las ciudades en espacios más saludables al reducir el gasto energético y evitar la liberación de CO2 a la atmósfera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Nombre *

MENÚ