¿TE PODEMOS AYUDAR?

Categoría: Proyectos

Andamio de pie estrecho en edificio de arquitectura regionalista sevillana

En el centro histórico de Sevilla, dentro del antiguo recinto amurallado y entre la iglesia de Santa Catalina y el Muro de los Navarros se sitúa la calle Az

De trazado irregular y suelo adoquinado sin aceras, sus edificios presentan dos o tres alturas, conservando sus casas los colores de antaño. Un espacio para disfrutar de la arquitectura tradicional de esta antigua ciudad, que nos da imagen de su pasado.

Esa forma de construir tradicional que se enriquece a principios del siglo XX con el surgimiento de la corriente regionalista y la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Se perderán de nuestras calles los soportales en las plantas bajas de las fachadas en calles y plazas, pero a cambio se construirán innumerables edificios de arquitectura ecléctica en los que destacan los estilos arquitectónicos propios de la ciudad, combinados con el uso de materiales de la arquitectura tradicional.

En el número cinco de esta calle vamos a instalar un andamio, es un bello edificio construido en el primer tercio del siglo XX.

La fachada presenta en su planta baja un zócalo de ladrillo visto, un hueco de puerta y dos de ventana que se enmarcan con ladrillo aplantillado, cubriéndose los espacios intermedios con un enlucido de mortero avitolado de pico de gorrión. En la planta primera se sitúa centrada una amplia balconera con la altura del piso que sobresale 0.80m, y dos balcones laterales con sus puertas delimitadas por ladrillo aplantillado, todos ellos presentan azulejos en su base que le aportan colorido a la fachada. En la segunda el balcón central dispone de una amplia cornisa que sobresale 1m y sirve como cubierta a la balconera inferior. En los laterales se sitúan balcones, los tres huecos de puerta se definen mediante un labrado contorno de ladrillo aplantillado, si nos fijamos en el central encontraremos en los laterales dos relieves de jarrones con motivos frutales y en su parte alta un motivo labrado todo ello realizado mediante la técnica del ladrillo tallado.

Este arte de origen oriental pues proviene de China, llega a España en el siglo XII a través de los almohades que dejaron en esta ciudad ejemplos significativos como los paños de sebka de la Giralda. Se desarrolla esta técnica en el barroco sevillano de la mano de Leonardo de Figueroa y otros arquitectos de la época y llegará a su perfección con Aníbal González que lo utilizará en muchas de sus obras con un acabado magistral (Plaza de España, Capilla de los Luises y Casa de las conchas entre otras).

Definiendo la altura de cubierta, una amplia cornisa decorada con un friso de azulejos y soportada por pequeñas pilastras que parten de unas ménsulas de ladrillo tallado.

El pretil del edificio se articula mediante cuatro pilares de ladrillo visto, en los espacios intermedios el antepecho se realiza con ladrillo aplantillado mostrando un ondulante contorno.

Cuando realizamos el estudio para el montaje de este andamio, le proponemos a nuestro cliente el uso de pie estrecho para evitar una excesiva ocupación de esta angosta calle en la que comparten la circulación peatones y vehículos. Pese a los elementos salientes que presenta, nos adaptaremos a estos e instalaremos un andamio que permite trabajar toda la superficie de la fachada de forma segura y eficaz. Una malla mosquitera cubre el contorno y evita la caída de escombros y materiales durante el proceso de rehabilitación.

Plano del montaje del andamio de pie estrecho en un edificio de arquitectura regionalista sevillana

Fotos del montaje del andamio de pie estrecho en un edificio de arquitectura regionalista sevillana

El reconocimiento al trabajo bien hecho

Desde este artículo agradecemos a la dirección de obras ¨ALTOZANO arquitectos¨ y a la constructora ¨Infante Limón Hermanos, S.L.¨, el trabajo realizado en este edificio en aras del mantenimiento y la conservación del patrimonio histórico, artístico y arquitectónico de la ciudad de Sevilla.

El uso del mortero de cal y el avitolado de pico de gorrión en los paramentos de su fachada es una práctica complicada y de costosa ejecución que preservará el aspecto original de esta.

Se restauran los relieves de ladrillo tallado y aplantillado.

Se mantienen los herrajes de sus balcones y del cierre de su balconera central que presenta un bello techo de azulejos decorados y enmarcado en una estructura metálica reticular.

Se conserva la cerámica en los bajos de balcones y en el friso de la cornisa que define la cubierta.

Todo se mantiene, se restaura y se conserva para evitar la destrucción de una vivienda tradicional que colinda con dos inmuebles cuya construcción debe datar de los años 60–70 del siglo XX de estilo impersonal y que se realizaron al amparo del negocio y la especulación constructiva de aquella época, en la que se destruyen en nuestra ciudad más de 500 edificios históricos entre casas y palacios, muchos de ellos de la época del movimiento regionalista sevillano con apenas 30 o 40 años de existencia y de un valor arquitectónico incalculable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

MENÚ