¿TE PODEMOS AYUDAR?

Categoría: Proyectos

Andamio de marcos para la subida de un cuadro de grandes dimensiones

Nuestro cliente nos solicita el montaje de un andamio pues tiene que colocar un cuadro de grandes dimensiones en un hueco de escalera. Esto nos lleva a diseñar una estructura de andamio de marcos que permita su elevación y posterior anclaje al paramento. Tenemos que tener en cuenta que pese a la altura no podemos anclar a las paredes revocadas de estuco.

Andamio de marcos para la subida de un cuadro de grandes dimensiones

Utilizamos el sistema Super-65 de Scafom-Rux que por la simplicidad en su montaje y lo liviano de sus elementos nos facilita el traslado e instalación del mismo.

Se dispone el cuadro debidamente protegido en la base del descansillo de la escalera y delante de este procederemos a instalar el andamio, evitaremos el uso de amarres de los pies utilizando tubos con husillos de nivelación dispuestos en los laterales y debidamente protegidos para evitar dañar los paramentos a los que serán entibados. En su máxima altura usaremos estos mismos tubos con niveladores dispuestos al frente para evitar que la estructura se desplace al interior cuando colguemos de los mismos el cuadro para su elevación. Al pie central colocaremos en la base un tubo a modo de estabilizador exterior.

Ya solo nos queda subir y colocar los anclajes que recibirán al cuadro que se cuelga de unas potentes alcayatas fijadas con resina al muro. Para esta operación tras elevar el cuadro a la altura deseada dispondremos unas ménsulas al interior para asentarlo durante el proceso de colocación de fijaciones, por último se termina de elevar y situar en su posición definitiva.

Fotos del montaje del andamio para la subida de un cuadro de grandes dimensiones

Cuadro de ¨El Rey y su familia en la inauguración de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929¨.

Pintura original situada en el Real Alcázar de Sevilla.

En el fondo del escenario del trono real donde el rey Alfonso XIII y su familia se situaron, se dispuso un enorme tapiz, confeccionado en el año 1817 en la Real Fábrica de Tapices de Madrid. Representaba un relato bíblico, una leyenda sagrada basada en el Libro de Samuel.

Este momento fue plasmado en un gran lienzo por Alfonso Grosso y Sánchez (1893-1983), pintor formado en la Escuela de Bellas Artes de Sevilla y que durante toda su trayectoria, trató de conservar el legado histórico que alcanzó su ciudad en los años de esplendor de la pintura universal española.

El 9 de mayo de 1929 se inauguraba la Exposición Iberoamericana (EIA) de Sevilla. Fue el principal acontecimiento de la Sevilla del siglo XX, pues supuso la transformación de la ciudad tanto a nivel arquitectónico como por sus fuertes implicaciones nacionales e internacionales, consecuencia de su inclusión en el proyecto político de Primo de Rivera, en el marco de la Exposición General Española promovida por el rey Alfonso XIII.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *

MENÚ